¿Pareja enamorada o dependiente?

Un nuevo enfoque para evitar y contrarrestar la dependencia emocional

Cuando empiezas una relación de pareja, todo es color de rosa… Pero si no sabes en qué te estás metiendo, pronto se puede convertir en un conflicto o una decepción.

Con este libro, puedes evitar que esto ocurra.

Vas a descubrir el secreto detrás de la atracción romántica y el enamoramiento. Y entenderás que este secreto es la verdadera razón por la que te conectas con alguien y lo que va a determinar cómo evolucionará la relación en el futuro.

Al disminuir la efervescencia inicial de cada nueva nueva relación, aparecen los primeros contrastes, las primeras diferencias entre los amantes. Este libro te prepara para anticiparte a ese momento.

Tendrás el conocimiento, las claves y las pistas, para allanar el camino, junto a tu pareja.

¿Por qué?

Porque sabrán encontrar, con un buen margen de acierto, esas claves, ese secreto, que determina la verdadera naturaleza y razón de ser, de tu relación.

Todo esto funciona con parejas establecidas o de larga data. Estas relaciones también tienen sus claves, sus motivaciones para estar juntos, de las que muchas veces no son conscientes.

Aplicando mi fórmula AMAR, tendrás las siguientes ventajas:

• conseguir indicios tempranos del potencial real de compatibilidad en la relación.

• tendrás una gran ventaja para construir una relación más sólida y consciente.

• podrás minimizar, o evitar por completo, el apego y la dependencia emocional, que es tan frecuente en las relaciones disfuncionales.


Yo soy un romántico de los que se ilusiona, se entrega y se compromete en una relación.

A partir de mi propia experiencia de aciertos y desaciertos, comprendí que faltaba un eslabón que diera apoyo, sentido y dirección a esa energía romántica, para que funcionara a favor de la pareja, de su madurez y crecimiento, más allá de la etapa inicial.

También soy coach y terapeuta y esta carencia la encontré igualmente al estudiar los casos de muchos de mis clientes, durante más de 15 años, quienes quedaban desconcertados al ver que su pasión por el otro y por la relación, no eran suficientes.

De esta realidad y de mis investigaciones, surgen las ideas de mi Escuela de Antipareja y las ideas de este libro.

Aquí no vas a encontrar romance o consejos para enamorarte. En cambio, sí vas a encontrar claves y herramientas, para que tu experiencia de pareja sea más consciente, sana y armoniosa, y para que te sea más fácil evitar el apego y la dependencia emocional.

Te deseo una excelente relación de pareja

Tanta ilusión que no dura

Lo bueno de los años es que curan heridas, lo malo de los besos es que crean adicción. –Joaquín Sabina

A la mayoría de nosotros nos gusta creer que lo que nos unió a nuestra pareja fue su mirada inocente o pícara, su voz seductora y cristalina, su risa, su figura o su sex appeal. Pero lo cierto es que, a fin de cuentas, nada de eso importa.

No saber lo que de verdad conecta con tu pareja, es lo que hace que se repitan, con tanta frecuencia, los clásicos patrones de desencuentro y de apego que terminan en adicción.

¿Te suena lo que te he dicho? Entonces te invito a leer este caso:

Eran las dos de la tarde y ella no había logrado concentrarse en todo el día. Tenia trabajo atrasado, pero ya sabía que no lo iba a poder terminar. En realidad no se había podido concentrar desde anoche, cuando se despidió de él en la puerta de su casa. Tenía el volumen del móvil al máximo, con todas las alarmas encendidas, el vibrador, las luces y demás. Pero aún así no dejaba de mirar a cada momento para ver si había algún mensaje de él.

Después de varios meses en una relación cálida e íntima, él decidió que no podían seguir. Pero aún así, él no ha dejado de insinuarle que ella le interesa. Ayer tuvieron que trabajar juntos en la oficina. El estuvo simpático, le regaló un caramelo y le dijo -te quiero- muy bajito al cruzarse en el pasillo.

Salieron de la oficina anocheciendo. Él le ofreció llevarla a la casa y a ella el corazón le dió un vuelco. Hizo lo imposible para que no se le notara y aceptó con un “si” cuando habría querido decir “¡Síiiii yo también te amo!”.

En el coche ella se puso risueña, quizás más risueña de lo que él quería permitirle. Parqueados delante de la casa de ella, él le dijo sin mucho miramiento -mira, tú sabes que lo nuestro no es posible, ni siquiera sé muy bien si te quiero o no. No sé ni lo que quiero hacer con mi vida. Te lo digo para que no te entusiasmes.

Ella respondió con un tímido -sí, yo lo sé- y se bajó del auto, aún con ganas de que él subiera a hacerle el amor, o que al menos le diera el beso de buenas noches en el auto… “no tenía que ser en la boca, en la mejilla estaba bien.”

Al entrar a su apartamento, ella le escribió de inmediato por What´s App:

-Hola, cuéntame que pasó, que no entendí. Estábamos tan bien, ¿fue algo que yo hice?-.

Pero la respuesta a esa pregunta no llegó esa noche ni en todo lo que va del siguiente día.

Ella sólo necesita unas palabras, algo que la mantenga cerca de él de cualquier modo. Es esta necesidad, lo que no la ha dejado dormir, comer y mucho menos concentrarse en el trabajo. Sólo tiene ojos para ese “puto móvil” que se empeña en no darle señales de él. ¡Maldito móvil!

Lo anterior es una historia real.

La vivió una de mis clientes y no es la única que ha pasado por una situación similar. He visto mujeres y hombres debatirse con esa dependencia emocional, esa necesidad compulsiva del otro, que recuerda la famosa película Atracción fatal, protagonizada por Michael Douglas y Glenn Close.

Mientras me contaba su historia, percibí la desolación y la desesperación en el tono de su voz, en su mirada inquieta, así como el estrés y la ansiedad, claros precursores de una depresión.

En más de 15 años como coach y terapeuta, he comprobado que la dependencia emocional es muy frecuente y causa estragos en la autoestima y la salud mental, emocional y física de las personas.

A quienes les ocurre esto no son débiles o enfermos mentales. Esto le puede ocurrir, y le ocurre cada día,  a toda clase de personas.

La intensidad con la que se vive este proceso, así como el tiempo que toma superarlo, varían en función de muchos factores. Entre ellos la personalidad de los involucrados, el tiempo que compartieron juntos y los términos concretos en que manejan la relación o la separación; entre otros.

¿Recuerdas haber tenido una separación que te ha dejado con ganas de más; sediento e impotente al mismo tiempo?

© Arístides Molina, 2017

Haz CLICK aquí

DISPONIBLE EN:

AMAZON US
AMAZON ES
AMAZON MX

Mi Comunidad

¿Buscas algo?

Conoce a Arístides

Arístides Molina es autor, escritor, conferencista, coach y empoderador, enfocado en sacar lo mejor de cada ser humano, a través de una nueva visión de la vida, que libera tu mayor potencial {Leer más}.

CONTACTA CON ARÍSTIDES