Esto Es Reiki

¿Para qué otro libro de Reiki?

Existen muchos libros de Reiki disponibles en español, pero no tengo noticias de que exista uno escrito por un cubano-venezolano. Si bien esa sería una buena razón para editar esta publicación, no es la única.

Escribir este libro, regido por la enseñanza de Reiki Usui Tibetano, es una manera de honrar lo que la práctica y la vivencia de Reiki me han dado durante todos estos años. Reiki ha sido un gran compañero en mi vida y me ha facilitado enfrentar diferentes procesos de auto-conocimiento, auto-valoración y paz interior, que de otro modo no sé cómo hubieran sido posibles.

Por supuesto que no voy a repetir lo que he encontrado en los manuales que recibí de mi maestro, ni voy a repetir lo dicho en otros libros sobre el tema. Si bien una parte del contenido es ineludible y va a ser similar en todos los libros de Reiki, mucho de lo expuesto aquí es el resultado de mi experiencia e intuición, facultad esta que se ha desarrollado notablemente con la vivencia de Reiki.

Este libro es, esencialmente, el resultado de la madurez de mi relación con Reiki. Lo que me ha permitido expandir mi comprensión, enriqueciendo así mi percepción de lo que esta técnica significa.

Hago cierto énfasis en los aspectos energéticos de Reiki, para hacer explícita la unidad energética de todo lo que existe y mostrar cómo Reiki se inserta y relaciona con la totalidad. Las cosas energéticas y espirituales no están divorciadas de lo material y por tanto son susceptibles de ser analizadas con una suerte de razón-intuición que bien podríamos llamar lógica espiritual. Éste es un recurso muy socorrido en momentos en que todos nuestros referentes de fe han fallado y nos sentimos incrédulos.

La lógica espiritual que se propone en este libro, permite que te acerques al Reiki no sólo como una creencia, sino también desde los planos elevados de la comprensión consciente. Esta aproximación al entendimiento de la técnica, puede hacer la diferencia entre hacer Reiki o no hacerlo, en esos momentos difíciles en que falla todo lo que está basado en la fe.

Lo que quiero decirle al practicante de Reiki, es que no necesita creer en Reiki, pues existe un fundamento de que esta técnica funciona, más allá de las creencias y la devoción.

Disfruta tu viaje por este libro y atrae la experiencia Reiki a tu vida.

Sanación

Una nota sobre sanación. Muchas personas se interesan en Reiki, movidos por el sentimiento humano de ayudar a otros. En estos casos, puede suceder que el reikista confunda su rol en el proceso de sanación y crea que está sanando con sus manos.

La realidad es que no podemos sanar a nadie que no haya decidido ser sanado. Esto nos lleva a la conclusión de que la sanación es un proceso personal que sólo puede hacerlo uno mismo. No importa cuántos tratamientos de Reiki reciba una persona; si ella no está comprometida con su sanación consciente o inconscientemente, no se obtendrá el resultado deseado.

El practicante de Reiki o de cualquier otra terapia, debe tener muy claro este concepto y no comprometerse nunca con el resultado de su trabajo. El reikista debe canalizar energía hacia el paciente. Esa es toda su labor y en eso debe ser impecable. Pero lo que haga el paciente con esa energía es algo que está fuera del alcance del terapeuta.

Para intentar garantizar un mejor resultado, podemos estimular al paciente para que exprese verbalmente su deseo de sanar. Sabido es el impacto que tiene la verbalización en la creación de las circunstancias de la vida, por tanto este recurso hace al paciente un poco menos paciente y un poco más artífice consciente de su propio proceso.

Evitar comprometerse y responsabilizarse con el resultado es una premisa básica para no caer en dos peligros fundamentales:

a) la creencia de que se es un sanador todopoderoso mientras los pacientes responden bien al tratamiento

b) caer en la tristeza, la frustración y la desconfianza en el Reiki cuando los pacientes no mejoran.

Valgan estos comentarios, no sólo para los reikistas, sino para todos los terapeutas y facilitadores de procesos curativos y de sanación.

¿Cómo canalizar energía Reiki?

Para canalizar energía Reiki se necesita pasar por un proceso de iniciación que es, ante todo, un proceso de sanación para el futuro practicante de Reiki.

Con frecuencia se discute acerca de la pertinencia de la iniciación Reiki como requisito para la canalización de energía vital universal. Se alega que si esta energía es algo universal y está ahí para todos, no se necesitan intermediarios para llegar a ella y utilizarla. Sin embargo, sabemos que no basta con que las cosas estén ahí, disponibles para todos. El Amor siempre ha estado ahí y muy pocos humanos lo han podido asumir e integrar a sus vidas. La abundancia del universo es ilimitada, pero no es requisito suficiente para que cada humano la sienta, la viva, la experimente.

En condiciones de perfecto equilibrio del ser humano, es indudable que el acceso a la energía Reiki es prácticamente automático. En condiciones reales, el humano está bastante desconectado de su esencia, desequilibrado de varias maneras, que le impiden contactar con lo que siempre ha estado allí para él. Es por esto que las iniciaciones son un requisito en la inmensa mayoría de los casos.

Aparte de las iniciaciones, se debe recibir formación teórica acerca de lo que es Reiki y cómo funciona, aprender la técnica de trabajo con el paciente y, por supuesto, mucha práctica.

¿Quién puede canalizar Reiki?

Reiki es una herramienta para ser utilizada por todos. La energía no juzga, sólo fluye. Cualquier persona puede ser iniciada y trasmitir energía Reiki a los demás. Los niños son excelentes canales pues están menos contaminados por la realidad de consenso y bloquean menos la energía.

También los animales pueden ser iniciados en Reiki y resultan excelentes canales de esta energía sutil. Mientras que el humano requiere un proceso de sintonización para obtener mejores resultados, los animales quedan sintonizados automáticamente y siempre van a estar moviendo energía vital.

Dado que el grado de vibración energética de los humanos es mayor que el de los animales, es posible que los primeros estén en capacidad de mover calidades diferentes de energía Reiki.

Hay un tema ético de vital importancia que se debe recalcar aquí. No se requiere ningún tipo de condición moral o espiritual para iniciarte en Reiki. Puedes estar vibrando en una frecuencia muy baja y aún así, puedes ser iniciado en Reiki. Lo que puede ocurrir en esos casos es que el iniciado no asimile absolutamente nada y no se conecte con Reiki, o bien que el iniciado siga la conexión con Reiki y comience a operar transformaciones en su vida.

Dicho esto, queda entendido que el hecho de iniciarte en Reiki no te hace ni mejor ni peor que otras personas. Sin embargo, la práctica consciente de Reiki, sí puede estimular y apoyar procesos de crecimiento importantes en la vida de cualquiera.

Proceso de iniciación

El proceso de iniciación consiste en realizar la apertura de los chakras y del canal central, para permitir el paso de la energía de alta vibración y la creación de la resonancia adecuada. Es por esto que durante la iniciación se observan reacciones variadas como emotividad, gozo, visiones, colores, movimiento, somnolencia y muchas más.

Generalmente este proceso transcurre en un ambiente privado, para garantizar que haya tranquilidad y las condiciones mínimas de aislamiento del exterior. Se suele acompañar con música y algunos elementos rituales, según el gusto del maestro y el tipo de Reiki del que se trate. Como elementos rituales se pueden emplear velas, fotos de maestros, mandalas, esencias, inciensos y muchos más.

La duración del proceso es variable, dependiendo de la cantidad de iniciados, el nivel y el tipo de Reiki. Algunos sistemas hacen varias iniciaciones para cada nivel, mientras que otras hacen una sola iniciación para cada nivel. Este último es el caso de nuestro Reiki Usui Tibetano. En este sistema, la iniciación a una sola persona tiene una duración de 10-15 minutos aproximadamente.

El proceso de iniciación es a la vez un proceso de sanación. Mientras se prepara al iniciado para el trabajo energético se deshacen sus bloqueos antiguos y recientes. Este trabajo se complementa con la auto sanación que el iniciado debe realizar, conocida con el nombre de limpieza energética.

Todos los niveles de Reiki requieren un proceso de iniciación y en todos los casos este proceso sólo está completo luego de la Limpieza Energética de 21 días.

© Arístides Molina, 2006

Haz CLICK aquí

DISPONIBLE EN:

AMAZON US
AMAZON ES
AMAZON MX

Mi Comunidad

¿Buscas algo?

Conoce a Arístides

Arístides Molina es autor, escritor, conferencista, coach y empoderador, enfocado en sacar lo mejor de cada ser humano, a través de una nueva visión de la vida, que libera tu mayor potencial {Leer más}.

CONTACTA CON ARÍSTIDES